Pues sí , nos hemos aventurado en el mundo de la impresión 3D y vamos a arrancar con una pequeña colección de pendientes y collares.  

Hemos tardado meses en dar éste paso , ya que es un mundo que no conocíamos muy bien pero nos parecía muy interesante para ampliar nuestra oferta. Muchos meses de pruebas, de cosas que no valen , de acabados nefastos y un sin fin de problemas que nos hemos encontrado por el camino.

Para ésta nueva experiencia , empezamos con una impresora 3D de bajo presupuesto. Fué un regalo de un amigo que trabaja ocasionalmente en una firma de moda que utilizan ésta impresora para hacer pequeñas piezas con el logotipo de la marca y las regalan en sus desfiles. Para una toma de contacto , no estaba mal , pero desde luego era demasiado complicada , ya que tienes que montarla tú y calibrarla cada vez que la usas, y créeme , no suele quedar muy fina la impresión…

 

Así que después de unos meses tirándonos de los pelos porque no considerábamos que el acabado quedase muy profesional , nos compramos (mi chico y yo , que es a quien he liado para que aprenda a usarla…) una impresora BQ. Evidentemente , no tiene nada que ver ésta impresora con la de “montalo tú mismo” (el precio , tampoco…)  pero para nosotros , que queríamos invertir en ésta parte del proyecto , nos ha solucionado mucho (aunque también , hemos invertido muchas horas )

Poco a poco iremos subiendo partes del proceso de impresión para que puedas ver cómo quedan las piezas y todo lo que hemos tenido que imprimir y después tirar por que han quedado con rayajos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *